Hoy la presencia del Creador nos acompaña siempre, nosotros nos aislamos y apagamos nuestra luz interior con nuestros sentimientos negativos de envidia, odio, miedo o culpa. Cada vez que permitimos que afloren las emociones y reaccionamos agresivamente contra los demás, establecemos separación de la fuente de energía del amor.

Skip to content