Hoy entrego en manos del Creador mi pasado para que me ayude a corregir mis errores, sanar mis emociones negativas e impulsivas y liberarme definitivamente de ellas. Mi futuro depende de su providencia, que nunca me ha faltado ni me faltará y mi presente a su amor que me permite ver y agradecer el milagro de la vida.

Skip to content