Hoy vivir espiritualmente no es un ideal inalcanzable o imposible de lograr, es crear una vida muy real y práctica, llena de expectación, alegrías y cosas interesantes. Es vivir según las leyes divinas, preparado para que cualquier cosa pueda suceder en cualquier momento, y aceptarlo en completa armonía y paz, operando desde una conciencia superior.

Ir al contenido