Hoy en mi interior existe un pequeño mundo que puedo llenar con una inmensa paz, armonía, amor y comprensión. El mundo exterior que me rodea, es un eterno reflejo de lo que sucede en ese pequeño mundo en el que habito, si en él hay paz y amor, seré un bálsamo que suaviza los sufrimientos y las tristezas propias y ajenas.

Ir al contenido