Hoy navego en un océano infinito de paz y tranquilidad, que me hace sentirme en equilibrio, y me permite actuar con la certeza de que puedo lograr todo aquello que me propongo. Soy consciente de que en ese estado atraigo solo lo bueno y positivo de la vida, y a donde quiera que vaya contagiaré mi entorno con el optimismo que da la paz.

Ir al contenido