Hoy el miedo es la desconfianza de la ayuda suprema. Somos seres divinos que estamos siendo guiados en toda esta travesía llamada vida. No existen caminos ásperos o peligrosos que no podamos enfrentar, si nos soltamos y dejamos que Dios actúe en nuestra vida sin hacerle resistencia.

Ir al contenido