Hoy observo y reconozco mis propios defectos y debilidades en completa paz, lo cual significa no juzgarme ni experimentar desánimo por su causa. Ellos son un indicio de que todavía tengo muchas cosas que mejorar, y me ayudan a tomar una postura humilde frente a los defectos de los otros, así ni juzgo, ni me juzgan, ni altero mi paz interior innecesariamente.

Ir al contenido