Hoy disfruto mi propia compañía, me siento feliz de estar conmigo y de ser quien soy. No hay condena más lamentable que creer que mi felicidad o mi paz interior dependen de otros. Solo yo puedo liberarme comprendiendo que, no necesito a nadie a mi lado para ser feliz y vivir en paz y tranquilidad.

Skip to content