Hoy quiero construir una vida productiva, llena de riquezas de todo tipo, materiales y espirituales. Me alejo de las malas compañías, de los vicios y del chisme. Renuncio al consumo de alcohol, a las parrandas improductivas y destructivas, que solo me conducen a desperdiciar mi tiempo, malgastar mi dinero y embrutecer mi mente.

Skip to content