Hoy renuncio a desperdiciar mi energía en discusiones acaloradas, defendiendo cosas que no son de mi interés personal, ni tienen nada que ver con mi negocio o fuente de ingresos. Defender ideas políticas o religiosas, o cualquier tema de manera apasionada, altera a las personas, conduce al conflicto y destruye la paz. 

Ir al contenido