Hoy no me dejo influenciar por ambientes malsanos, que conducen a vicios y desperdicio de mis talentos y capacidades. Por el contrario, llevo mi paz y mis valores a donde quiera que vaya e influyo con mi felicidad a otros. Soy como el sol que penetra el pantano sin que sus rayos y su calor se contaminen con el barro.

Skip to content