Hoy admiro el esfuerzo que otros hacen para realizar sus sueños. Respeto sus acciones y decisiones, y me abstengo de juzgar. Si estuviera en su lugar, tal vez no lo haría tan bien, pues no conozco sus circunstancias ni las responsabilidades a su cargo. Observo y valoro.

Ir al contenido