Hoy no existe la menor posibilidad de que alguien me humille. Toda humillación es responsabilidad del que se siente humillado. La mayor protección contra la humillación es la humildad y la paz del corazón. Es imposible humillar a quien mantiene su amor propio y su valía, sin permitir que le afecten las opiniones ajenas.  

Ir al contenido