Hoy comprendo y acepto que todo lo que me molesta de los comportamientos ajenos es mi responsabilidad. Los demás hacen lo que pueden, y soy yo quien decide afectarse o no, con cada cosa. Cada vez que algo externo me molesta, de seguro hay algo interno qué corregir.

Ir al contenido