Hoy me desprendo de cosas inútiles o que ya no me prestan ningún servicio. Los elementos innecesarios llenan espacios que podrían ser mejor aprovechados, pues retienen la energía y nos contaminan. El apego a lo que ya no usamos, nos estanca y condiciona.

Ir al contenido