Hoy cuido de los animales, pues ellos también son criaturas de Dios, seres sintientes y nuestros hermanos menores. Son hermosos e inocentes amigos que necesitan de nuestra protección y cariño. Merecen respeto, alimento y atención. Amémoslos y no abusemos de ellos.  

Ir al contenido