Hoy reconozco la presencia de Dios en todas las circunstancias de mi vida y la de los demás. Dios nos acompaña a cada paso: en el acierto y en el error, en el gozo y en el dolor. Él está en nosotros y nos da Su amor.

Ir al contenido