Hoy decido abandonar la preocupación, relajarme y aceptar que, si bien hay cosas en la vida que no podemos cambiar, después de un tiempo dejan de doler, o ya no nos afectan; no porque carezcan de importancia, sino porque lo hemos superado y aprendido la lección.

Ir al contenido