Hoy brindo mi apoyo generoso a las personas que me rodean. Un gesto amable, una voz de aliento, una dulce sonrisa y un pensamiento constructivo, pueden ser lo único que  alguien necesita para sentirse valioso y saber que lo que hace es importante.

Ir al contenido