Hoy reconozco que en mi interior se encuentra una sabiduría divina, un poder infinito e inagotable que crea todo lo necesario para mi bienestar y satisfacción. Cuando evoco este poder, comienzan a despertar y a manifestarse en mi mundo externo, los anhelos más íntimos de mi ser.

Ir al contenido