Hoy busco el tesoro que habita en mí y que nunca nadie podrá quitarme. Me fue dado desde el principio y casi lo pierdo, en el absurdo afán de ser como los demás. Ese tesoro me aparta del miedo, del conflicto y me acerca a la verdad, a la paz y al amor de Dios.

Ir al contenido