Hoy el amor, la alegría y el respeto son fundamentos de mi propia paz. Esto me permiten generar relaciones sólidas y duraderas. Cada vez que actúo con paz, expreso una inmensa confianza en la vida, en los demás, y en mi propia existencia.

Skip to content