Hoy encuentro la felicidad en mi propio ser. La felicidad es Dios y habita en mí. Cuando comprendo esto, dejo la inútil búsqueda de la felicidad en objetos, personas, relaciones o circunstancias, y descubro que está más cerca de lo que imagino.

Skip to content