Hoy acepto y abrazo los cambios. La vida es continuo movimiento y no podemos impedirlo. Solo tenemos control de lo que sucede en nuestro interior. Por tanto, fluyo libre y serenamente con la corriente de la vida, sin sufrir por ello.

Skip to content