Hoy siento una inmensa felicidad de ser quien soy y de hacer lo que me encanta, incluso en los momentos de descanso. Hago lo que quiero, no lo que el mundo espera. Suelto las expectativas y comprendo que en mí está la única fuente de paz y felicidad.

Skip to content