Hoy elijo estar en paz, sentirme bien conmigo mismo y con quienes me rodean. Acepto a los otros como son, sin imponerles nada, sin reclamos, ni exigirles que procedan según mi propio criterio. Todos merecemos respeto y aceptación.

Skip to content