Hoy soy dueño de lo que siento. Tengo control sobre mis emociones y sentimientos. Decido la manera como respondo a cada circunstancia que enfrento. No permito que un problema me venza, sino que lo considero como un reto que me impulsa a avanzar. Las soluciones llegan solas.

Skip to content