Hoy reconozco en mi interior un poder ilimitado. Siempre estoy asistido y protegido para que pueda hacer uso del poder que hay en mí. Tengo la libertad de emplearlo en la forma en que desee, así que lo hago desde los principios y valores que me ayudan a elegir la acción correcta.

Skip to content