Hoy siento renacer continuamente mi espíritu. Renuncio a la quietud y descubro lo nuevo e interesante por hacer y aprender. Vivo alerta, juvenil y dispuesto a dar y recibir más cada día. Una mente aburrida y sin retos es una vida estancada y desperdiciada.

Skip to content