Hoy conservo mi paz ante lo que suceda a mi alrededor. En lo profundo de mi ser hallo esa paz que nada ni nadie puede brindarme. Decido que mi paz no tiene precio, no es negociable y no la perderé por ningún motivo. Mi decisión inquebrantable es vivir en paz.

Skip to content