Hoy renuncio a la preocupación y confío plenamente en la vida. Descubro que más allá de lo humano, existe una energía creadora que es ilimitada. Es la poderosa energía que constantemente se mueve a mi favor. Solo debo confiar y actuar a diario, desde la paz y el amor.

Skip to content