Hoy no tengo nada qué pedir, pues ya todo me ha sido dado. Cuando descubro la maravillosa bendición de estar vivos, gozar de buena salud, contar con techo y alimento, y disfrutar de la compañía de los seres amados, solo amor y gratitud inunda el corazón.

Skip to content