Hoy abandono la posición de víctima, que aunque parece cómoda, es destructiva, fortalece el ego, estanca la evolución de la conciencia y conduce al sufrimiento. Soy capaz de asumir la dirección de mi vida, con responsabilidad y paz.

Skip to content