Hoy sé que no existe la buena o mala suerte. La vida es causa y efecto. Toda acción egoísta o malintencionada produce insatisfacción y sufrimiento, mientras que obrar con amor y buena voluntad trae bendiciones, alegría y satisfacción.

Skip to content