Hoy recibo al Niño Dios en mi corazón, como símbolo de ternura, pureza y humildad. Llegó el momento de apaciguar mi mente y calmar mis emociones, de ir a mi mundo interior sin ruidos, miedos o preocupaciones, para encontrar en lo más profundo de mi ser, la presencia del Creador.

Skip to content