Hoy sé que no estoy solo en el camino de la vida. Siempre hay otros que van delante o detrás nuestro. Con mi paz, mi luz, mi sonrisa, mis palabras dulces y trato amoroso, alumbro el camino de los que me siguen, y sigo el buen ejemplo de los que me anteceden.

Skip to content