Hoy el mejor regalo que puedo dar a otros es aceptarlos como son, sin exigir nada a cambio, ni pretender cambiar sus ideas y comportamientos. Todos tenemos derecho a ser tratados con amor, consideración y respeto.

Skip to content