Hoy dejo de pedir y empiezo a agradecer, para con ello, revelar una verdad contundente: “vivimos en un universo poderoso y generoso”. Pedir sin agradecer es temer, es enceguecer el corazón y la razón; es limitar la mente y cortar las alas del sueño grandioso que nos acompaña.

Skip to content