Hoy mi interior es un lugar de plena confianza, tranquilidad y seguridad. Allí encuentro todas las respuestas y soluciones, a aquello que a veces no comprendo, pero que enfrento con valentía. Acepto con humildad que la presencia de Dios en mí, es mi gran fortaleza.

Skip to content