Hoy disfruto las riquezas de la vida, la belleza del mundo que me rodea y la maravilla del universo que habito. Vivo en paz y sin dejarme afectar por los desafíos del camino. Dios habita en mí y nada ni nadie podrá causarme daño alguno.

Skip to content