Hoy mis pensamientos están siempre unidos al flujo universal del amor, la bondad y la prosperidad. Contemplo lo bueno, con la seguridad de que existe un poder superior a mí, que me ayuda en todos mis asuntos, resuelve mis dudas, sana mis miedos y me protege en todo lugar y circunstancia.

Skip to content