Hoy asumo que lo que me perturba y roba mi paz interior, lo he permitido. Las cosas que me molestan de los demás, no son de ellos, sino mías. Cuando siento rechazo o malestar por algo externo, hay algo por corregir y transformar en mí.

Skip to content