Hoy sentirme triste o alegre, depende de mí. Una vida con o sin dificultades no depende de otros, sino de mis pensamientos y acciones. Aceptar las dificultades no hará que cambien, sino que dejen de causarme sufrimiento.

Skip to content