Hoy abandono el deseo de cambiar las ideas y comportamientos ajenos. Todos tienen derecho a hacer lo que hacen y debo reconocer que no soy dueño de la verdad. Asumo que puedo estar equivocado y que los otros tienen el derecho a cometer sus propios errores y a aprender de ellos.

Ir al contenido