Hoy encuentro motivos para levantarme, aunque la caída haya sido fuerte. Me decido a superarme, aunque aún duela el corazón. Enfoco mi vida en superarme, agradecer lo que tengo y en dejar de quejarme por lo que no tengo.

Skip to content