Hoy aprovecho mi vida para agradecer y disfrutar todo lo que tengo. La vida no se pierde al morir, sino al dejar de asombrarnos por la belleza que nos rodea y por la grandeza de la naturaleza. La perdemos al dejar de hacer lo que nos gusta, solo por ir tras más dinero y lujos superfluos.

Ir al contenido