Hoy dentro de cada uno existe una gran riqueza. Merecemos abundancia y prosperidad, solo que sin saberlo, nos negamos a aceptarlas. Las carencias se originan en la mente y las volvemos verdades, de las que luego nos cuesta desprendernos.

Ir al contenido