Hoy me siento una persona próspera. Visualizo un propósito definido, con una intención clara y con la voluntad despierta y enfocada. La disciplina para conseguir lo que deseamos marca el ritmo y ordena. No busco disculpas y soy exigente conmigo mismo.

Ir al contenido