Hoy observo mi diálogo interno. Presto atención a lo que digo y a lo que repito en silencio acerca de mí, de mis capacidades y comportamientos. La opinión que tengo de mí mismo, de mis pensamientos y sentimientos es la que anticipa mi destino.

Ir al contenido