Hoy las células de mi cuerpo están vivas, escuchan las órdenes que les doy, y responden a mis pensamientos y emociones. Si mi salud flaquea, busco silencio y escucho a mis células; ellas hablan y me comunican lo que anda mal para corregirlo.

Ir al contenido